UNI Global Union (Organización Mundial de Sindicatos)


global_union_2Estado de situación | Noviembre 2015

UNI Global Union, organización mundial representa a más de 20 millones de trabajadores de más de 900 sindicatos del sector de capacidades y servicios, elaboró este informe sobre el TPP donde concluye que “el texto es peor de lo esperado y podría ser una gran amenaza para la democracia, la regulación pública, los derechos laborales, la salud pública y la protección del medio ambiente”.


Comercio Mundial: ¿qué es lo que está en juego?

1.- Antecedentes políticos

En los últimos años e incluso meses, hemos visto una proliferación de acuerdos de libre comercio bilaterales y plurilaterales que se están negociando a un ritmo acelerado y con un espacio muy limitado para la participación de la sociedad civil. El contenido y alcance de estos acuerdos pueden variar, pero todos ellos tienen algo en común: representan una amenaza para la democracia y para la capacidad de los gobiernos para regular en el nombre de los bienes públicos, por ejemplo, para garantizar la estabilidad financiera, un clima de seguridad, el acceso universal a los servicios públicos o a la salud pública.

Hay mecanismos que quieren reescribir las reglas del comercio y las inversiones para impulsar la liberalización y la agenda de privatización de la llamada economía de servicios “del siglo 21”, después de haberse agotado el proceso multilateral de la OMC. La mayoría de estos acuerdos se están negociando a puertas cerradas lejos del escrutinio público lo que da oportunidad a poderosos grupos de presión corporativos para avanzar su agenda sin ser objeto de un debate democrático y un proceso transparente de negociación.

Compañías multinacionales en todo el espectro de la industria y los servicios gastan millones de dólares en sus estrategias de presión para asegurarse de que estos acuerdos servirán a sus intereses corporativos.

2.- ¿Cuáles son los acuerdos de comercio claves que se están negociando y cuál es el estado de la situación?

  •  TTIP: el Tratado Transatlántico de Alianza para el Comercio y la Inversión es el más famoso acuerdo de comercio y ha generado oposición de la sociedad civil y un acalorado debate en el Parlamento de la UE. Aún así una nueva ronda de negociaciones tuvo lugar recientemente en Miami. La petición “Stop TTIP y CETA” ha juntado más de 3 millones de firmas en un año y hubo una manifestación masiva en Berlín con participación de 250.000 personas. Algunos de los líderes de la UE están dispuestos a seguir adelante después de la finalización del Acuerdo TPP y las fuerzas pro TTIP están presionando para acelerar las cosas. Sin embargo, hay dudas de que TTIP se concluirá dentro de la presidencia de Obama como se había pronosticado previamente.
  • CETA es el acuerdo de libre comercio entre Canadá y la UE, que es menos conocido que TTIP pero igualmente importante. El acuerdo está agendado sea ratificado durante 2016 en Europa y Canadá. CETA también puede tener efectos indirectos sobre los países de la UE que lo suscriban, a través del llamado principio de “Nación más Favorecida”, según el cual el país que haya ratificado CETA tendría que aplicar las reglas más liberales en sus esquemas de comercio con otros países, igualmente. El nuevo gobierno electo en Canadá está haciendo esfuerzos por mirar los posibles impactos sociales y ambientales con más cuidado.
  • TTP: el Acuerdo Transpacífico de Asociación fue firmado por 12 países el 5 de octubre 2015 después de una final larga maratón de 5 días de negociaciones en Atlanta (Estados Unidos). El nuevo texto fue liberado al conocimiento público el 5 de noviembre y es peor de lo que los comentaristas pensaron que sería. Organizaciones afiliadas han estado haciendo campaña con fuerza contra su adopción (véase también el análisis completo y la declaración de que se ha preparado para el Comité Ejecutivo Mundial). El siguiente paso es el proceso de ratificación y hay varias peticiones que circulan para sensibilizar al público y detener el proceso, una liderada por Avaaz y dirigida al Congreso de Estados Unidos, el otro coordinado por el movimiento de la sociedad civil en las Américas.
  • TiSA es el Acuerdo de Comercio en Servicios del que Wikileaks ha publicado los textos en julio de 2015. A la cabeza de otras cuestiones relacionadas con la democracia y la regulación, crearía grandes retos:
    • E-commerce: falta de protección de datos para los consumidores.
    • Finanzas: incapacidad para regular la alta frecuencia comercial,  desregulación, evasión fiscal.
    • Telecomunicaciones, Correos y Logística: función disminuida para los servicios del sector público.
    • Contratación pública: impacto en puestos de trabajo y en comunidades locales.
    • Trabajadores migrantes privados de derechos laborales básicos y de la protección de la OIT.

La próxima ronda de negociaciones tendrá lugar en Ginebra en la semana del 30 de noviembre de 2015. El nivel de movilización no es tan fuerte como en torno al TTIP pero está empezando a ser recogido por la sociedad civil y miembros del Parlamento, por ejemplo, en el Parlamento de la UE y a través de campañas nacionales lanzadas en muchos países.

3.- Próximos pasos

 Las oficinas regionales de UNI en Europa, Africa, Asia y en las Américas tienen un rol importante que jugar para movilizar a las organizaciones afiliadas y coordinar el trabajo de incidencia y presión con los aliados nacionales.

UNI Global está trabajando en colaboración con la CSI y las Federaciones Sindicales Internacionales (ITF, UITA, ISP) para coordinar y aprovechar nuestras campañas sobre el comercio, también en combinación con movimientos de la sociedad civil, como OWINFS (Nuestro Mundo No Está en Venta) y Public Citizen de Estados Unidos. Hay principalmente tres tipos de acciones que están en marcha:

  • Desarrollar y compartir algunas herramientas de promoción y conocimientos básicos para crear conciencia entre nuestros afiliados y motivarlos a realizar campañas nacionales;
  • Preparación de declaraciones conjuntas sobre comercio que se pueden utilizar como una carta abierta a los responsables políticos y parlamentarios, así como en los medios de comunicación;
  • Facilitar el diálogo y la cooperación entre los afiliados de la UE y Canadá -basado en CETA. UNI Global Union está trabajando con UNI Europa sobre esta iniciativa, así como en TTIP.

Acuerdo de Asociación Trans Pacifica (TPP): tiempo para movilizar a la opinión pública y los legisladores para detener la carrera hacia su ratificación.

El Acuerdo de Asociación Trans-Pacifica fue firmado por 12 países el 5 de Octubre de 2015 después de una larga maratón de 5 días de negociaciones en Atlanta (EEUU) (vea la declaración al respecto de UNI Global Union de ese día). El acuerdo es entre 12 países: Australia, Canadá, Japón, Malasia, México, Perú, EEUU, Vietnam, Chile, Brunei, Singapur y Nueva Zelanda.  Si se ratifica, cubriría el 40% de la economía mundial y sentaría las reglas para el comercio en comercio electrónico, servicios financieros, derechos de propiedad, medicina y mucho más, lo que afecta la vida de millones de trabajadores.

La mayor parte del texto se mantuvo en secreto durante muchos años con sólo un puñado de negociadores y asesores corporativos que tuvieron acceso a ella. El acuerdo fue negociado a puerta cerrada lejos de cualquier proceso democrático, lo que dio la oportunidad a poderosos grupos de presión corporativos para avanzar en su agenda sin ser desafiados por el contra-poder de los parlamentos, los ciudadanos y los trabajadores.

El jueves 5 de noviembre, el texto completo TPP fue lanzado por la Casa Blanca en los Estados Unidos. El Congreso tiene ahora 90 días para ratificar el texto. El texto pasará por el proceso de ratificación en los otros 11 países. Por tanto, es urgente actuar.

Compartimos las observaciones formuladas por los grupos de derechos humanos, grupos ambientalistas y organizaciones de defensa pública de que el texto es peor de lo esperado y podría ser una gran amenaza para la democracia, la regulación pública, los derechos laborales, la salud pública y la protección del medio ambiente. Nuestras preocupaciones son las siguientes:

ISDS: las  polémicas Reglas de Solución de Controversias entre los Inversionistas y los Estados, son el corazón del TPP. Establecen tribunales secretos en que cortes privadas pueden demandar a los gobiernos por lucro cesante ocasionado por cambios en la legislación. El TPP amplía el rango de políticas nacionales que pueden ser impugnadas en ISDS, incluidas las políticas relacionadas con derechos humanos.

Capítulo sobre Empleo: el TPP incluye un capítulo del Trabajo, que es un paso en la dirección correcta. El artículo 19.10, 6.s párrafo), tiene la intención de promover “el intercambio de información y el diálogo en relación con las condiciones de empleo de las empresas que operan en dos o más Estados Partes con las organizaciones de trabajadores representativas en cada país” con respecto a las relaciones laborales en las empresas multinacionales. Sin embargo nos preocupa la exigibilidad de este Capítulo y su capacidad para cambiar el comportamiento de los estados partes. La solución de conflictos laborales sólo puede tener lugar a nivel de estado a estado y no hay garantías suficientes para evitar una carrera a la baja en términos de condiciones de trabajo.

Consecuencias de empleo: el potencial impacto negativo sobre el empleo no se ha tenido en cuenta. El TPP pondría presión sobre el mercado de trabajo global a través de una mayor competencia. Se impulsaría nuevas oleadas de reestructuración, externalización y subcontratación de trabajadores, aumentando por tanto, las preocupaciones sobre la seguridad del empleo, los términos y condiciones de empleo y de salario digno.

Regulación Financiera: el TPP socavaría los esfuerzos en curso de los gobiernos para garantizar la regulación financiera adecuada para la protección de los consumidores y evitar futuras crisis financieras.

Las empresas podrían desafiar las regulaciones estatales amparándose  en el TPP. Por otra parte, las grandes instituciones financieras (también conocidas como “demasiado grandes para quebrar”) serían capaces de expandirse y sus mercados financieros de poner el sistema financiero en situación de riesgo.

Los servicios públicos: nos preocupa que el TPP podría tener impactos negativos sobre el otorgamiento por los gobiernos de servicios públicos esenciales, como la educación y la salud, y daría lugar a una mayor privatización de los bienes públicos.

Salud: el TPP podría limitar el acceso de los pacientes a medicamentos genéricos más baratos y aumentar la carga financiera de los servicios de salud. El TPP se extiende las patentes medicinales, la protección de datos de prueba y la protección del mercado de los productos patentados; por tanto, conlleva el aumento de precio de los medicamentos, bloquea la capacidad de tomar medicamentos genéricos y reduce su accesibilidad para las personas.

Sobre la protección de datos en línea: se permitiría transferencias transfronterizas no reguladas de datos personales, y serán procesados ​​de maneras potencialmente abusivas. Muchas normas de protección de datos establecidas por países podrían ser impugnadas.

Protección del medio ambiente: el capítulo de medio ambiente es débil y no exigible. El TPP no menciona el cambio climático y no permitiría a los gobiernos regular sobre la base de la protección del clima. El TPP en realidad socavará la aplicación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y las decisiones de la COP21 y pondrá en peligro la aplicación de acuerdos multilaterales existentes en materia de medio ambiente.

Impacto en otras negociaciones comerciales: El TPP tiene implicaciones para otras partes del mundo, de largo alcance también. La UE ya está diciendo que Europa no debe quedarse atrás y acelerar las negociaciones en curso sobre TTIP. En otras palabras, la firma del TPP será sin duda un aliciente para tramitar en modo de “vía rápida” (“fast track” –aprobación o rechazo de paquete completo-) el TTIP, CETA, RCEP y las negociaciones TISA.


Elise Buckle

  • UNI Global Coordinadora de Comunicaciones Cambio Climático Change & Comercio
  • UNI global union
  • Celular : +41 79 278 48 90  |  Tel: +41 22 365 21 81
  • Elise.buckle@uniglobalunion.org  |  www.uniglobalunion.org
  • Twitter : @elisebuckle

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *