TLC Chile Uruguay: la participación social y el análisis de sus efectos debe ser condición previa para que sea votado por ambos parlamentos.


Un Tratado de Libre Comercio TLC como el de Chile-Uruguay impulsado por dos gobiernos que se califican de progresistas o de izquierda no tuvo ni ha tenido diálogo previo ni consulta informada ni participación de las organizaciones sociales y de las y los trabajadores de ambos países.

Heraldo Muñoz canciller de Bachelet, lo caracteriza como un TLC de “última generación” el que asume una concepción introducida por los países del norte (EEUU y UE) y son las empresas transnacionales las principales impulsoras de estos tratados para allanar el camino a sus dinámicas de producción y de acumulación a nivel global.

Constatamos que en el TLC Chile-Uruguay se incluyen una variedad de capítulos contenidos en el TISA (del cual Uruguay se retiró) y el TPP (hoy bloquedo).Este TLC cuenta con 20 capítulos y gran parte de ellos son extractos textuales del TISA y del TPP.

Chile tiene con Uruguay desde 2012 un Tratado bilateral de Inversiones y un Acuerdo de Contratación pública por lo que resulta improcedente, innecesario que se apruebe este TLC bilateral toda vez que no existen estudios serios que demuestren su utilidad para nuestros pueblos y economías nacionales.Al mismo tiempo, nuevamente se ha negociado de espalda a los pueblos y a las organizaciones sociales y de l@s trabajadores.

Con este TLC el gobierno chileno busca incorporar al Uruguay al esquema de negociación de la Alianza del Pacífico que consideramos negativo para la soberanía productiva, economica y política de nuestros pueblos y que debilita aún más la lógica complementaria de las instancias de integración como MERCOSUR y la UNASUR.

Llamamos a los parlamentarios de Chile y Uruguay a no aprobar el TLC y exigir como requisito previo a su rechazo o aprobación ;

  1. La realización de estudios independientes efectuados en conjunto por instituciones de Chile y Uruguay sobre su impactos y alcances.
  2. La participación activa de las organizaciones sociales y de trabajadores de ambos países en el debate previo sobre los estudios de impacto del TLC ante ambos parlamentos.
  3. Insistir en su moratoria, es decir,que no sea votado mientras no se realicen los estudios solicitados y se genere como condición la participación social y política en el debate que harán los parlamentos de ambos países sobre el TLC.

Esteban Silva

Presidente de la Fundación Constituyente XXI

Integrante de la Plataforma Chile Mejor sin TLC


 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *